La Cumbre del Clima decepciona

Hace ya más de dos semanas que arrancó en Madrid la famosa Cumbre del Clima. Se trataba de un evento importante, pues (en teoría) iba a tener trascendencia en las decisiones de los países participantes en cuanto a regulación de los mercados de carbono. En su vigésimo quinta edición se esperaba encontrar soluciones a la crisis climática y contrarrestar sus fenómenos. Más de 200 países contaban con representantes de su nación en la Cumbre. El objetivo era claro: tomar decisiones de peso. En posición de reducir los efectos del cambio climático y continuar con el Protocolo de Kioto y el Acuerdo de París, el evento se alargó hasta las dos semanas.

Foto hecha en la entrada de la cumbre del clima 2019 en madrid

Mucho ruido, pocas nueces

Todavía no se han publicado datos oficiales, pero se calcula que asistieron unas 25.000 personas aproximadamente. Entre ellas encontrábamos personalidades políticas de nombre, activistas y periodistas repartidos en siete pabellones. Un total de 100.000 metros cuadrados para establecer medidas de implicación a todas las naciones para combatir el cambio climático. Sin duda, la Cumbre del Clima era la gran oportunidad de Madrid para mostrarse como pionera en sostenibilidad. Pese a que la ciudad estuvo a la altura, salta a la vista que el evento dejó mucho que desear.  Ni siquiera la ausencia de negacionistas como Donald Trump y Jair Bolsonaro motivó a los participantes a llegar a un acuerdo satisfactorio.

 

Las expectativas eran muy altas, pero estaban de acuerdo con la envergadura del evento. Y es que se trata del foro político internacional más importante para hacer frente a la emergencia climática. La búsqueda de soluciones preventivas no acabó de llegar. Tanto fue así que se alargó dos días más ante la incapacidad de avanzar las negociaciones y cerrar un acuerdo. La falta de ambición de los países y los mercados de carbono provocó la prolongación de la Cumbre del Clima un par de días. La lógica diría que consiguieron un acuerdo beneficioso para todos, sobretodo teniendo en cuenta la prórroga que decidieron hacer. Pero la realidad es que no.

 

El acuerdo final

En el año 2015 se cerró el Acuerdo de París con el objetivo de mantener el aumento de la temperatura media mundial por debajo de 2ºC. Además, se comprometieron a hacer más esfuerzos para que no se supere 1,5ºC respecto a las temperaturas preindustriales.

Los principales líderes políticos en la cumbre del clima en madrid 2019

Lamentablemente, en esta edición de la Cumbre del Clima celebrada en la capital no se llegó a ningún acuerdo satisfactorio. Se instó a los países a tener más ambición climática de cara a los próximos años, pero no se consiguió frenar el aumento de 1,5ºC que marca la ciencia como punto de no retorno. Los grandes países emisores de CO2 mostraron su irresponsabilidad ante la necesidad de acciones urgentes. Entre estos se encontraban países como Estados Unidos, China, Brasil, India y Arabia Saudí.

 

Pelota en nuestro tejado

Una vez finalizada la Cumbre del Clima, Madrid volvió a adoptar la normalidad. Después de que los grandes de arriba no llegaran a buen puerto en las negociaciones, somos los de abajo los que debemos tomar las riendas y alzarnos ante la incapacidad de las grandes instituciones de hacer política. Ya no nos vale con instaurar Zonas de Bajas Emisiones en las grandes ciudades, tenemos que ir más allá.

la movilidad sostenible, la clave para revertir los resultados de la cumbre del clima

Lo que debemos hacer es, indiscutiblemente, acogernos a la movilidad sostenible para conseguir un futuro más verde. Tengamos la costumbre de desplazarnos con los medios de transporte más sostenibles. No importa si este es un coche eléctrico o una moto o bicicleta eléctrica. La clave será demostrar a los de arriba que los de abajo estamos más concienciados que ellos. Cuando reflejemos nuestra preocupación por la emergencia climática y hagamos ruido por ello, quizás empiecen a escucharnos. O quizás sea demasiado tarde.