El plan MOVALT 2018, sin ayudas para las bicicletas eléctricas

La Red de Ciudades por la Bicicleta ha emitido un comunicado ante la exclusión de la bici eléctrica en el Plan de Apoyo a la Movilidad Alternativa (Plan MOVALT 2018).

No podemos estar más de acuerdo con este comunicado.

Como apunta Antoni Poveda (Presidente de la Red de Ciudades por la Bicicleta) no tiene sentido que un Plan de Apoyo a la Movilidad Alternativa, que tiene como objetivo incentivar la compra de vehículos de energías alternativas y la instalación de puntos de recarga eléctrica deje fuera a las bicicletas eléctricas, cuya presencia es cada vez mayor en las grandes ciudades.

La bici eléctrica supone, además de una opción saludable, la forma más asequible de reducir el uso del vehículo privado: principal fuente de contaminación en las grandes ciudades.

No entendemos por qué han quedado fuera del Plan MOVALT 2018, por eso desde Electrobicis nos sumamos a la petición de que el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital reconsidere la decisión de no incluir la bicicleta eléctrica en el Plan MOVALT 2018.

Plan de Apoyo a la Movilidad Alternativa

 

Reproducimos aquí el texto íntegro del comunicado:

“De nuevo la bicicleta se queda fuera.

Desde la Red de Ciudades por la Bicicleta mostramos nuestro total desacuerdo con la exclusión de la bicicleta eléctrica en el Plan de Apoyo a la Movilidad Alternativa (MOVALT) del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital. Un plan cuyo objetivo es incentivar la compra de vehículos de energías alternativas y la instalación de puntos de recarga eléctrica no puede obviar la cada vez mayor presencia de este tipo de vehículos en nuestras calles.

Nos sumamos así a las críticas manifestadas por diferentes ayuntamientos y entidades al no considerar la bicicleta eléctrica como vehículo subvencionable en el Plan Movalt y repetimos el descontento de nuestra asociación, que representa a más de 550 municipios de todo el país, como ya hicimos el pasado mes de Junio en relación al Plan Movea.

La bicicleta contribuye a la reducción de las emisiones de CO2 y otros gases contaminantes, avanzando en la consecución de los objetivos de cambio climático. Usar la bicicleta para acudir al centro de trabajo o de estudios mejora de calidad del aire de las ciudades. Sirve también para mejorar el ahorro y diversifica las fuentes energéticas en el transporte, con la consiguiente reducción de la dependencia energética del petróleo para nuestro país y el conveniente desarrollo del futuro de la movilidad.

La bicicleta eléctrica es un medio de transporte emergente, que ayuda a superar distancias y desniveles importantes con una comodidad, autonomía y fiabilidad inigualables al resto de modos de transporte. No tenemos dudas de que podrá convertirse en un medio de transporte competitivo y para ello necesitamos de la ayuda de todas y cada una de las administraciones de nuestro país.

Muchos de nuestros asociados han apostado de una manera directa, poniendo en marcha políticas de promoción de la bicicleta eléctrica de manera local, fomentando de este modo un transporte más sostenible. De igual modo, desde el año 2013 el Gobierno estatal ha promovido el uso de la bicicleta eléctrica mediante el anteriormente mencionado Plan Movea, con ayudas de 200 euros para la compra de estos vehículos. La novedad del año 2017 es que tanto el Plan Movea como el Movalt excluyen las ayudas para las bicicletas.

Por todo esto, desde la Red de Ciudades por la Bicicleta solicitamos que el Ministerio reconsidere la inclusión de la bicicleta eléctrica en el Plan Movalt 2017.”

Te interesará también: